Alimentos que contienen cromo - www.sonusan.es 

+34 977 13 08 01

Escrito por Sonusan
Categoría:
Qué es el cromo, para que sirve y alimentos ricos en cromo

¿Qué es el cromo y para que sirve?

El cromo es una mineral que es necesario en muy bajas cantidades por nuestro organismo. Se lo encuentra en principalmente en dos estados de oxidación: trivalente (cromo +3), el cual es biológicamente activo y se encuentra en los alimentos y suplementos nutritivos y hexavalente (cromo +6), como un derivado tóxico de la contaminación industrial.

El cromo es un metal descubierto en 1978 por un minero siberiano, cuyo número atómico establecido es 24. Su punto de fusión es de 1900ºC y su punto de ebullición es de 2600ºC.

Propiedades y funciones del cromo en el organismo

El cromo se concentra mayormente en el hígado, bazo, los tejidos blandos y huesos. El contenido de cromo va disminuyendo con la edad. Es considerado un oligoelemento o un elemento traza ya que es un mineral que se necesita en muy poca cantidad, pero es indispensable para las funciones de nuestro organismo. También se consideran oligoelementos minerales como el zinc, cobalto, cobre, boro, manganeso, iodo, etc.

Su actividad bioquímica se centra en el papel que tiene con respecto al metabolismo de carbohidratos. Se asocia al “factor de tolerancia de la glucosa” (GTF) como su forma activa, pues la tolerancia al azúcar o glucosa en sangre mejora al suministrar un suplemento de este mineral, compuesto por cromo, ácido nicotínico y glutatión. Podemos encontrarlo en la mayor parte de la materia orgánica como las levaduras.

También va a intervenir en el correcto mantenimiento de la tensión y metabolismo de lípidos. También va a ser el encargado de transportar algunas proteínas.

Déficit y efectos secundarios de cromo

Se puede encontrar déficit en pacientes con nutrición parenteral.

Los síntomas ante el déficit pueden dar lugar a un peor metabolismo de los carbohidratos y de la insulina, provocando una resistencia a la acción a la insulina. una gran fatiga, aumento de la tensión arterial, aumento del colesterol y peor control del azúcar en sangre. Personas que están expuestas a mayor estrés psicológico y mental pueden padecer ciertas carencias al aumentar sus demandas. 

Su déficit también puede dar alteraciones en el crecimiento, neuropatía periférica y balance nitrogenado negativo. Se cree que puede favorecer la aterosclerosis, alterar la respuesta inmune y aumentar la susceptibilidad a la osteoporosis.

Alimentos que contienen cromo y requerimientos

En las fuentes alimenticias naturales, el cromo se encontrará principalmente en las semillas. La harina de trigo blanco contendría sobre 25 microgramos por cada 100 gramos mientras que verduras y frutas pueden contener entre 10 a 20 microgramos por cada 100 gramos. La absorción del cromo a través de la alimentación es muy baja, pero se puede ver potenciada con otros nutrientes como vitamina B1, B2 y B3, además de minerales como el zinc o el manganeso. El cromo trivalente absorbido en forma de lactato muestra más eficacia que en otras formas.

Para las plantas, el contenido del cromo depende de la cantidad que haya en el suelo donde crezcan.

La leche de vaca también puede contener cromo, en una cantidad aproximada de entre 30 a 50 microgramos por litro, si son vacas de pastoreo libre.

Su rango de ingesta adecuada oscila entre 50-200 microgramos/día. Las fuentes principales son las ostras, el hígado, y las patatas, seguidas de los mariscos y cereales de grano entero. No existe un indicador adecuado del estado metabólico del cromo, ya que sus niveles en plasma no reflejan su concentración en tejidos o su almacenamiento.

Hay que destacar la levadura de cerveza seca como gran fuente de cromo.

La información en las bases de datos alimenticias está más limitadas con respecto al cromo.

Su descubrimiento se atribuye a un químico francés llamado Loius-Nicolas Vaquelin en el año 1797. Muchos años más tarde, en 1959, los científicos Walter Mertz y Klaus Schwarz, descubrieron que el cromo tenía un rol importante en el metabolismo de carbohidratos, formando parte del factor de tolerancia de la glucosa.

En 1798 Louis Nicolas Vauquelin descubrió que se podía aislar cromo (Cr) metálico, calentando el óxido en un horno de carbón. También pudo detectar trazas de cromo en gemas preciosas, como por ejemplo, en rubíes y esmeraldas. Lo llamó cromo (del griego chroma, “color”) debido a los distintos colores que presentan sus compuestos.

En la naturaleza el cromo viene en varias formas:

El cromo trivalente, Cr(III) Cr+3 es el estado de oxidación más estable del cromo, que juega un papel central en varias industrias, que van desde el curtido del cuero y los textiles hasta la cerámica, la fotografía y la alimentación. Un gran número de compuestos de Cr+3 (III) se producen de forma natural y toman parte en procesos biológicos importantes. El término “trivalente” se refiere a la carga +3 del cromo contenido en estos compuestos.

El cromo trivalente es completamente no tóxico.

El cromo trivalente afecta a la bioquímica de la glucosa en sangre.

La falta de cromo trivalente conduce a defectos en el metabolismo de la insulina.

El cromo hexavalente o CR+6 es un metal que se halla espontáneamente en el agua, el suelo y las rocas. También se lo encuentra en los cultivos y como elemento remanente en los suelos agrícolas. Además, hay niveles de traza de cromo en el medio ambiente, el cual proviene de la actividad industrial.

¡Importante!

Las dos sustancias son totalmente diferentes y ninguna célula viva es capaz de transformar el cromo trivalente a cromo hexavalente o viceversa.