Dieta para diabetes mellitus - Alimentación y consejos básicos - www.sonusan.es 

+34 977 89 52 71

Escrito por Sonusan
Categoría:
Dieta para diabetes mellitus

Dieta para diabetes mellitus

En la diabetes, la dieta para diabetes mellitus va a ser un tratamiento importante como coadyuvante a la medicación. Concretamente, en la diabetes tipo II, ocurre algo paradójico cuando se adopta un estilo de vida más saludable y una alimentación sana. Se puede observar como los niveles de glucosa mejoran a nivel sanguíneo y la tolerancia celular aumenta.

Tanto en la diabetes mellitus I como en la tipo II se debe regular la ingesta de carbohidratos. El principio general es llevar una dieta racional con una selección variada de alimentos, con adherencia al tratamiento y que sea lo más fácil de llevar para controlar las caídas de glucosa en sangre.

Diabéticos tipo 1

Para los pacientes tratados con insulina, se recomienda que la alimentación se divida en 6 comidas durante el día. Como la insulina podrá actuar durante varias horas, el riesgo a hipoglucemia puede ser mayor. No obstante, al repartir estas comidas, evitaremos las bajadas de glucosa. Los diabéticos tipo 1 deben tener cuidado con estas bajadas de glucosa. La ingesta frecuente puede contrarrestar la cetosis en caso de que se produzca.

Diabéticos tipo 2

En este tipo de pacientes, se acostumbra a tomar 3 comidas principales con merienda, un total de 4-5 tomas diarias. No obstante, también puede aplicarse las 6 tomas al día, incluyendo una re-cena en la noche. y así completar una buena dieta para diabetes mellitus.

Es aconsejable incluir verduras de acompañamiento en las comidas principales. Muchas veces, comer un bocadillo en la tarde, puede disminuir el hambre para la cena, por lo que puede dar lugar a “asaltar” la nevera en altas hora de la noche.

En sí, la cena debe ser consumida sobre las 8 ó 9 de la noche, y la re-cena sobre las 10 u 11 (o una hora antes de acostarse). Para la re-cena, no se recomienda fruta, exceptuando la manzana, si no lácteos como un yogur o un vaso de leche.

Principios básicos en alimentación y dieta para diebetes mellitus

Alimentos recomendados

Aquellos alimentos que ayuden a controlar el azúcar o glucemia en sangre van a ser los ideales.  Sobre todo, escogeremos aquellos que contengan “almidón resistente”, siendo: No hay que prescindir de alimentos ricos en proteína (carnes, huevo, pescado, lácteos, legumbres) ni de los alimentos ricos en fibra (vegetales, verduras y hortalizas)

Alimentos desaconsejados

  • Productos industrializados: bollería, harinas, pasta.
  • Refrescos azucarados.
  • Bebidas alcohólicas.

Cocinados preferentes

El tipo de cocinado también puede influir en el índice glucémico de los alimentos y en la capacidad para dar con la velocidad de absorción. Este aspecto es muy importante dentro de una dieta para diabetes mellitus. Es preferible cocinados a la plancha, al vapor o cocidos frente a los fritos.

Regular la ingesta de carbohidratos

Los carbohidratos son los nutrientes más importantes para controlar en la diabetes. Además, tendrán que adaptarse al nivel de actividad física durante el día.

Por la mañana, los diabéticos tienen una menor tolerancia a los hidratos de carbono, por lo que habrá que consumir alimentos bajos en carbohidratos. No obstante, los ingresos deben ser suficientes y uniformes durante el día para evitar fluctuaciones.

Las fuentes de carbohidratos vendrán de pasta, alimentos con harina, patatas, arroz. Se deben escoger alimentos lo más “reales” posibles, restringiendo el consumo de alimentos industriales (bollería o pasta) y aumentando aquellos que posean hidratos de carbono complejos, como los anteriormente dichos. Los alimentos que contienen un índice glucémico bajo son los ideales para esto.

Reducir la ingesta de azúcar

Los azúcares simples, como los monosacáridos o los disacáridos, pueden aumentar los niveles de glucosa en sangre muy rápidamente, al ser absorbidos más fácilmente y directamente. Esto puede ser contraproducente para los diabéticos y para personas sanas (como síntoma, pueden experimentar hambre tras haber comido).

Para poder endulzar tu dieta, puedes utilizar edulcorantes bajos en calorías como Diachrom® que, además, pueden ayudar a controlar la glucosa en sangre gracias al cromo trivalente incluido en el mismo. Se debe evitar el azúcar de mesa, los refrescos y bebidas endulzadas y los productos industrializados. Podemos aprovechar los azúcares de verduras, aunque los contienen en muy poca cantidad comparado con otros alimentos, como el de las remolachas, los guisantes o las zanahorias.

Consumo de grasa

Las grasas han sido, desde siempre, muy condenadas a fomentar la obesidad y el sobrepeso. Sin embargo, las grasas son totalmente necesarias para el organismo y, su consumo moderado, puede incluso ayudarnos a bajar de peso. Nuestro organismo está acostumbrado a consumir grasas de origen animal desde hace miles de años, pero no está acostumbrado a consumir grasas industrializadas como las grasas trans de bollerías u otros productos, por lo que habrá que tener cuidado con estas en cualquier dieta y en especial en la dieta para diabetes mellitus. Dentro de las grasas, como aceite vegetal, se recomienda el aceite de oliva. También, se pueden utilizar fuentes de aceites de frutos secos como las nueces. Los pescados azules podrán aportar el famoso omega 3 al organismo que contribuirá con la salud cardiovascular y la disminución de inflamación.

Ayudarse siempre de frutas y verduras

Las verduras pueden ser el suplemento ideal en comidas principales, sobre todo al contar con una gran cantidad de fibra, que ayudará en la correcta y adecuada absorción de carbohidratos.

Las frutas contendrán azúcares simples, pero a la vez, otra gran cantidad de fibra que evitará la producción de picos de insulina.

Algunas frutas y verduras recomendadas son los pimientos, los tomates o los pepinos. Las manzanas, al contener la “pectina” pueden ayudar específicamente a controlar la glucosa en sangre, por lo que es la fruta ideal.

Restringir el alcohol

El consumo diario de alcohol puede producir un descontrol de la glucosa. También puede contribuir al aumento del sobrepeso y al empeoramiento del estado de los vasos sanguíneos, riñones e hígado.

Realizar actividad física

La mejor actividad física es caminar a un ritmo constante y a una velocidad máxima dentro de lo tolerable. Al menos, es recomendable un mínimo de 20 minutos al día.