¿Por qué engordo. si no como? - www.sonusan.es 

+34 977 13 08 01

Escrito por Sonusan
Categoría:
¿Por qué engordo si no como?

¿Por qué engordo si no como?

El dilema del día a día para muchas personas.

¿Ayer solo cenaste una ensalada o un yogur? Seguramente, habrás pensado que lo mejor para adelgazar es dejar de comer, saltarte comidas e, incluso, pasar hambre. Sin embargo, ¿ves que sigues en el mismo peso o, incluso, llegas a ganar peso? Y lo que muchos se preguntan hoy en día: “¿Por qué engordo si apenas como?” Poniéndonos en situación, dices haber intentado “de todo” y que ya llevas tiempo restringiendo tus comidas y saltándotelas para poder adelgazar. En otras ocasiones o épocas de tu vida repetiste el proceso y lo conseguiste, pero ahora mismo se te hace imposible perder peso y ves que, a pesar de restringir y restringir la comida, no consigues bajar nada. La respuesta es simple: tu metabolismo no es lo que era antes y se está durmiendo.

 

¿Qué es el metabolismo basal?

El metabolismo basal es la energía que gasta nuestro cuerpo en absoluto reposo, es decir, la energía que utiliza únicamente para mantener nuestras funciones vitales: respirar, mantener latiendo nuestro corazón, las funciones del resto de órganos, etc.

Nuestro organismo va a necesitar de una energía mínima diaria para poder, al menos, cubrir los requerimientos energéticos anteriormente dichos, las de nuestro metabolismo basal. Aparte, necesitará de más energía para el mantenimiento de nuestra temperatura corporal y proceso de digestión de las comidas y para cubrir nuestro gasto energético por actividad física. Esta energía, la aportamos a nuestro organismo con los alimentos, que pasamos a llamar energía kilocalórica o kilocalorías de los alimentos.

¿Qué ocurre si no aportamos energía suficiente a nuestro organismo?

Si dejamos de comer o empezamos a disminuir nuestras cantidades en el plato, nuestro organismo “tirará” de las grasas para poder crear el combustible para mantener nuestro organismo. Es una situación extrema donde el cuerpo utiliza lo que tiene para poder aprovecharlo y obtener energía, siendo cuando se adelgaza.

En un principio el apartado puede sonar bien si tu objetivo es adelgazar pero… ¿Qué ocurre cuando lo hacemos de forma descontrolada, muy prolongada y sin supervisión de profesionales sanitarios? ¿Hasta que punto nuestro cuerpo va a seguir quemando grasa?

Nuestro metabolismo se ralentiza = Quemamos menos

Nuestro cuerpo no va a quemar grasa de forma perpetua en el tiempo. Es por ello que bajará el rendimiento del motor, así es lo que se llama tener un metabolismo lento.

Debido a la restricción calórica que llevas haciendo durante un tiempo, tu organismo teme por que se repita tal situación de carencia energética, entonces deja de quemar grasa. Ante esto, prefiere “guardar” lo poco que le des, prefiere no desperdiciar nada ni ningún futuro combustible. Es decir, prefiere almacenar en forma de grasa el poco alimento que le des antes que quemarlo, ya que sabe que estás en una situación de baja ingesta alimenticia. Es como si tu motor se viera ralentizado y entrase en modo “ahorro”. Además, experimentarás algunos síntomas como cansancio, fatiga, piel e incluso ¡Tu temperatura corporal puede verse reducida! (1)

Es posible que tengas las hormonas tiroideas (T4, T3…) en los rangos de normalidad, pero aún así, nuestro metabolismo puede estar más ralentizado que el de otras personas. Tan solo hay que ver como hay personas que comen y comen y no engordan ni un gramo, y otras personas que comen poquísimo y no queman nada. Hay otros factores que pueden influir en tu metabolismo, pero uno de los que más impacta es el tratado en este tema.

En resumen, dejar de comer o hacer dietas sin un debido control, puede llevarte a tener el efecto contrario, que es ganar peso con más facilidad. Además, el metabolismo también tiene memoria y, si se hacen las cosas mal, el metabolismo también puede dañarse, es por eso que mucha gente tiene “dificultad” para perder peso (agregando otros factores) cuando ha empezado y dejado dietas a medias en numerosas situaciones.

No es grasa todo lo que reluce

Además, es posible que, dependiendo el grado de restricción alimenticia y de los alimentos que estés evitando, pierdas incluso músculo. El hecho de mantener el músculo es positivo para aumentar el metabolismo y quemar energía, ya que es un tejido que implica mucho gasto energético aún estando en reposo (si, durmiendo el músculo también consume energía).

Es por eso que, los planes de adelgazamiento, se deben realizar con la supervisión de un profesional sanitario, que te indique qué comer, cuánto y qué pautas seguir para evitar dañar nuestro metabolismo y tampoco caer en la pérdida muscular excesiva ni en estancamientos o efectos rebote. Con VitalChrom® podrás llevar a cabo un plan de adelgazamiento apto para ti y para tu situación con supervisión de un profesional sanitario, con planes semanales alimentarios que podrán ayudarte a conseguir tu objetivo nutricional.