Por qué la resistencia a la insulina puede dificultar la pérdida de peso - www.sonusan.es 

+34 977 89 52 71

Escrito por Sonusan
Categoría:
Insulina y la perdida de peso

Por qué la resistencia a la insulina puede dificultar la pérdida de peso

Hoy en día la prediabetes (o resistencia a la insulina) está aumentando entre la sociedad. La prevalencia del síndrome metabólico ha aumentado la incidencia de diabetes tipo II. La pre-diabetes es el estado por el que se pasa antes de pasar a esta enfermedad crónica. Sabemos que puede condicionar mucho nuestras vidas (sobre todo en la alimentación) pero, además, puede contribuir a una fatiga extrema y dificultad para adelgazar.

 

¿Qué hace la insulina?

La insulina es una hormona peptídica que se fabrica en el páncreas, un órgano que contiene grupos de células llamadas islotes y células beta dentro de los islotes que producen insulina y la liberan en la sangre. La insulina mantiene niveles normales de azúcar en la sangre al facilitar la captación de la glucosa por parte de la célula, disminuyendo su concentración en sangre. Así, con la ayuda de la insulina, la glucosa es absorbida por las células de tu cuerpo y se utiliza para la energía. Cuando los niveles de glucosa en la sangre aumentan después de una comida, la insulina es liberada por el páncreas en la sangre.

Los niveles altos de insulina son un signo de resistencia a la insulina y prediabetes. Además, demasiada insulina promueve aumento de peso e inflamación. Estos niveles altos pueden alcanzarse cuando la célula se “acostumbra” a la excesiva cantidad de insulina que está secretando el páncreas. Entonces, su efecto sobre la célula disminuye. Una de las primeras causas de excesiva insulina y de resistencia a ella es el excesivo peso. Es por eso que la resistencia a la insulina está relacionada con la obesidad, la hipertensión y los altos niveles de grasa en la sangre. Con el tiempo, la resistencia a la insulina tiende a empeorar y las células beta pancreáticas que producen insulina comienzan a desgastarse. Finalmente, el páncreas ya no produce suficiente insulina para superar la resistencia de las células, lo que resulta en mayores niveles de glucosa en la sangre (prediabetes) y, a continuación, diabetes tipo 2.

Si padeces de resistencia a insulina te habrás dado cuenta de que tienes una dificultad mayor para adelgazar. Lo que produce la resistencia en la insulina en tu cuerpo es lo siguiente:

  • Como la glucosa no puede captarse bien por las células, se mantendrá en unos niveles superiores en tu sangre. El páncreas empieza a trabajar más y más, por tanto este se agota, a la vez que las células se vuelven aún más resistentes.
  • Si hay grandes cantidades de insulina en tu cuerpo, esta inhibirá la movilización de grasa (es decir, se te hará más difícil quemar grasa y bajar de peso).
  • Cuando al hígado le llega gran cantidad de glucosa la transforma en glucógeno para almacenarla. No obstante, esto tiene un límite y la glucosa que no puede transformarse se termina convirtiendo en triglicéridos. ¿Te suena el hígado graso? Aquí tendríamos una de sus explicaciones a esta otra enfermedad, por consiguiente.
  • Ante estos continuos aumentos de insulina aumentará aún más una enzima denominada lipoproteinlipasa (LPS), la cual se encargará de que acumules más grasa.

Cuidado con las bebidas azucaradas y productos industriales. Hoy en día, llevan grandes cantidades en azúcar que pueden trastocar nuestras hormonas y nuestros órganos vitales. La mitad del azúcar que ingerimos con ellos es fructosa pero en muy altas cantidades, un compuesto que no la pueden gastar todas las células, por lo que termina también dañando el hígado. (1)

Si es tu caso, no dudes en acudir a un especialista. Realiza actividad física diariamente para poder empezar a mejorar la tolerancia celular. En cuanto a la alimentación, tendrás que llevar pautas muy importantes y una dieta adecuada para ti. Diachrom® es un edulcorante bajo en calorías de nueva generación, que, con el factor glucosa tolerante (FTG) podrá ayudar a mejorar la tolerancia de la insulina en tus células, por lo tanto podrás ayudar a controlar tu resistencia a la insulina o diabetes, junto a un adecuado tratamiento.

(1)      Basaranoglu M, Basaranoglu G, Bugianesi G. Carbohydrate intake and nonalcoholic fatty liver disease: fructose as a weapon of mass destruction. Hepatobiliary Surg Nutr. 2015 Apr; 4(2): 109–116. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4405421/