Dieta para el colesterol alto - www.sonusan.es 

+34 977 89 52 71

Escrito por Sonusan
Categoría:
Dieta para el colesterol alto

Dieta para el colesterol alto (hipercolesterolemia)

Hoy en día, la hipercolesterolemia o las dislipemias son muy frecuentes y comunes entre la población. La preocupación por este indicador de riesgo cardiovascular está en auge, cada vez nos preocupamos más por mantener los niveles de colesterol en el rango óptimo.  Un exceso de colesterol puede suponer la formación de obstrucciones en las arterias, pudiendo estrecharlas y causar graves efectos secundarios. La enfermedad cardiovascular está muy relacionada con el colesterol en sangre, especialmente con el colesterol “malo” LDL oxidado.

Como en el artículo de la dieta para la hipertensión, tendremos que aplicar una alimentación adecuada para disminuir o regular el colesterol, aplicando nuestra alimentación como una medicina más.

Colesterol, ¿bueno o malo?

El colesterol es esencial para el mantenimiento de nuestras células y tejidos. También, va a ser un componente fundamental para sintetizar muchas de las hormonas sexuales y vitamina D, necesaria para mantener tus huesos. Es por ello que, el tan endemoniado colesterol, no es tan malo.

No obstante, su exceso sí que puede ser malo. Dentro del colesterol distinguimos el colesterol “bueno” HDL y el malo “LDL”. Si tenemos las cifras de colesterol bueno en rangos normales y altos, no será perjudicial, sino todo lo contrario. En cambio, si tenemos las cifras de colesterol “malo” altas, es cuando tenemos que tomar precaución y buscar la forma o tratamiento para bajarlo. Además, este LDL es propenso a la oxidación, a que se atasque en las arterias y puedan dañarlas.

Con ello, el colesterol total de rango límite aproximadamente 200 mg/dl también se vería en cifras por encima de lo establecido. Así mismo, el culpable de enfermedad cardiaca no es cualquier colesterol, sino el colesterol oxidado LDL (no el LDL que no está oxidado).

Alimentación para regular las cifras de colesterol

Si buscamos una medicina para bajar el colesterol, probablemente te la encuentres en tu misma nevera o despensa. La alimentación es un poderoso aliado para poder bajar el colesterol. Podemos centrarnos en aquellos alimentos que van a aumentar el colesterol bueno HDL (y que van a “limpiar” tus arterias) y que pueden ayudar a regular los niveles de LDL y colesterol total, mejor que en reducir la ingesta de aquellos alimentos ricos en colesterol. Cabe destacar que, aunque disminuyamos la cantidad de alimentos ricos en colesterol, el cuerpo tiende a sintetizar de nuevo ese colesterol (un efecto parecido al de las liposucciones cuando se “quita” grasa de golpe, el cuerpo vuelve a fabricarla).

Los alimentos que pueden aumentar el HDL son:

  • Soja. La cantidad de flavonoides también puede ayudar a controlar los triglicéridos en sangre y el colesterol.
  • Legumbres. Las fitosaponinas pueden ayudar a atrapar el colesterol y a facilitar su excreta y circulación.
  • Alimentos ricos en omega 3: Oliva y aceite de oliva, nueces, anacardos, almendras…
  • Semillas de lino y semillas de chía. Igual que los anteriores, tendrán gran cantidad en omega 3, que ayudará a regular el colesterol bueno y el malo.
  • Copos de avena, gracias a la fibra de los betaglucanos que ayuda a controlar el colesterol y el apetito. Con VitalChrom ® podrás encontrar este componente como uno de los mayoritarios.
  • Verduras y hortalizas: todos los alimentos ricos en fibra, ayudarán a que el exceso de colesterol pueda excretarse. Además, los alimentos vegetales con grupos azufrados, como el ajo, la cebolla, especias como la cúrcuma… pueden ayudar en el funcionamiento del hígado (el órgano encargado de regular estos niveles).
  • Pescados azules: salmón, atún, caballa, sardinas… Son pescados ricos en omega 3 y que cuidarán también de tu salud cardiovascular.
  • Arándanos, té, cacao: al tener gran cantidad de polifenoles, pueden ayudar a mantener el colesterol HDL en sangre.

Otros aspectos para mantener el colesterol a raya

Seguramente habrás oído del famoso “el huevo sube el colesterol”. No obstante, debes conocer algo muy importante, el colesterol del huevo ese esencial para el organismo (como hemos visto anteriormente). Dependiendo de su forma de cocinado, puede ayudar a que “aproveches” ese colesterol y lo conviertas en hormonas o parte de tus células, o puede dañar tus arterias. Como se ha dicho, el verdadero problema es el colesterol oxidado, el que se atasca en tus arterias. No es lo mismo cocinar un huevo frito (donde aumentaría ese colesterol oxidado, inservible, perjudicial) a comerlo pasado por agua o escalfado. Lo mismo con otros productos de origen animal, siempre procurando mantener su integridad y no “refritarlos” para así no incorporar un colesterol inflamatorio en nuestras vías circulatorias.

Una gran parte de su colesterol, al menos un 80%, procede de la misma síntesis de su hígado. Por tanto, el hígado a su vez es influenciado por la insulina. Si conseguimos controlar los niveles de insulina en sangre, evitando picos de glucosa y mejorando la tolerancia, también podremos optimizar los niveles de colesterol. Es recomendable, controlar y disminuir la ingesta de azúcares simples para que el cuerpo no secreta tanta insulina. Con Diachrom ® podremos también ayudar a metabolizar la insulina y glucosa por parte de las células y, a su vez, ayudaremos esta condición nombrada.

Adiós a los hábitos no saludables

Otros factores a tener muy en cuenta para poder controlar el colesterol y los posteriores daños a nuestras arterias son:

  • Practicar actividad física. Ayudará a “depurar” el colesterol (recuerda que se puede excretar a través de la bilis y las heces). Al menos, caminar a diario es muy eficaz. Además, si sufres o padeces de sobrepeso u obesidad, verás mejoradas tus funciones al perder peso, mejorando los niveles lipídicos en sangre.
  • Dile stop al tabaco, cuyos componentes nocivos solo producen radicales libres y empeora la calidad de tus arterias (concretamente, de la parte expuesta al colesterol, el endotelio).
  • Comer alimentos lo más reales posibles, no tan procesados que puedan haber transformado su colesterol en colesterol oxidado.
  • Olvídate de los productos industriales tipo bollerías con grasas trans. Estas grasas realmente sí que son las causantes de muchas dislipemias, problemas cardiacos, obesidad, entre otros.